Sábado, 20 de octubre 2018 - Diario digital del Perú

Demagogia de gobierno


Milcíades Ruiz

Milcíades Ruiz
06/08/2018

6 Compartidos
174 Visitas

Se viene preparando un referéndum para consultarle al pueblo peruano sobre la reelección de los congresistas, financiamiento privado de los partidos y de las campañas electorales y la bicameralidad. Al parecer, el sistema será como siempre: No darle otra opción que no sea “si” o “no”, sin derecho a opinar. Eso no interesa a los gobernantes. Los corruptos no serán reelegidos pero serán reemplazados por otros corruptos de la misma mafia tal como se viene haciendo en los gobiernos locales con la postulación de familiares, de los tenientes alcaldes y otros de la misma mafia partidista. Un maquillaje que no afectará la maquinaria estatal que seguirá fabricando corrupción por todos lados. “Hecha la ley hecha la trampa”.

No está en juego el sistema político electoral injusto, lleno de arbitrariedades ni mucho menos la espuria Constitución a la que solo se hace pequeños arreglos para mantenerla en toda su esencia. ¿Por qué no consultar al pueblo si desea cambiar esa constitución alevosa? Nadie lo plantea porque de esa viven políticos y todos los esquilmadores del pueblo peruano. Pura demagogia que no resolverá el problema estructural que venimos soportando. ¡Qué diferencia con el procedimiento democrático en Cuba a la que la derecha y algunos seudo izquierdistas la acusan de tener un régimen dictatorial!

El próximo 13 de agosto, también aniversario del natalicio de Fidel Castro, el pueblo cubano comenzará a debatirse el proyecto de reforma de la actual Constitución a nivel de la población a pesar de haber sido aprobado de forma Unánime por la Asamblea Nacional del Poder Popular. El debate popular se extenderá hasta el 15 de noviembre. Todos los cubanos podrán participar en el debate, a través de 135.000 asambleas, previstas en centros de trabajo, instituciones educativas, armadas, comunidades, etc.

Finalizado el debate popular, las modificaciones, adhesiones o supresiones al proyecto serán elevadas al Parlamento, el mismo debatirá las correcciones y elaborará el texto definitivo. Es más, la Carta Magna finalmente será sometida a referéndum para su aprobación final por el pueblo cubano. ¿No es envidiable este proceder democrático? ¿Por qué aceptar sumisamente lo que el gobierno nos impone sin dejarnos otra alternativa? Es la seudo democracia que impera en nuestro país sin mayor resistencia popular.

De acuerdo al proyecto de Carta Magna, Cuba mantendrá invariable el carácter socialista del sistema político, económico y social, así como el papel rector del Partido Comunista de Cuba, pero se introducirán los cambios que las circunstancias especiales obligan a ser realistas, sobre todo ahora que no hay la solidaridad del bloque socialista mundial como lo había antes de 1990 y con un bloqueo criminal que no cesa. Salud y Educación seguirán siendo derechos universales gratuitos, pero habrá reformas de mercado y de nuevas formas de propiedad democrática con prioridades que no afectan la estructura socialista del Estado.

• La planificación socialista preservará el interés social por encima de lo particular. Establece el Modelo Económico y Social Cubano de Desarrollo Socialista, las Bases del Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social hasta el 2030 y los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución.
• Reconoce el papel del mercado y de nuevas formas de propiedad no estatal, incluida la privada. Pequeños y medianos empresarios, así como de la inversión extranjera.
• Prescribe, como precepto constitucional, la no concentración de la propiedad en sujetos no estatales.
• Se mantiene la expropiación forzosa, únicamente atendiendo a razones de utilidad pública o interés social, y con la debida indemnización y garantías.
• Respecto a la propiedad socialista de todo el pueblo, se enumeran los bienes esenciales que la integran y su carácter inalienable, e inembargable.
• Ratifica que el Estado dirige, regula y controla la actividad económica, así como distingue la planificación como el elemento central del sistema.
• Confirma la participación de los trabajadores en la dirección, regulación y control de la actividad económica.

El proyecto consagra el derecho de Habeas Corpus o la reinserción social de los privados de libertad. Las personas pueden acudir a un tribunal a reclamar la restitución de sus derechos, o una indemnización, si fuesen perjudicados por órganos, directivos, funcionarios o empleados del Estado. Se abre paso a la descentralización concediéndose mayor peso al rol de los municipios, y hay muchos preceptos que garantizan el empoderamiento de las organizaciones populares, etc.

Incorpora contenidos sobre tratados y protocolos internacionales en materia de derechos humanos, bajo el precepto de igualdad entre las personas, sin discriminación de ningún tipo. Limita a dos los períodos de mandato de los cargos de gobierno.

Claro está, que se trata de una realidad distinta a la nuestra pero bien vale la pena conocer las innovaciones democráticas a pesar de las condiciones adversas a que es sometida la Revolución Cubana que no se doblega y defiende su soberanía. El texto del proyecto de carta Magna de Cuba puede ser descargado pulsando el siguiente enlace

Puede Interesarte


Comentarios