Miércoles, 26 de septiembre 2018 - Diario digital del Perú

Donald Trump logra que China, Japón y la India se unan contra EEUU


Sputnik
04/07/2018

3 Compartidos
115 Visitas

La estrategia del presidente estadounidense, Donald Trump, que busca hacer que EEUU “vuelva a ser grande” a través de amenazas, sanciones, aranceles y presiones diplomáticas sobre otros países ha comenzado a caerse a pedazos.

Iván Danílov, politólogo y columnista de Sputnik, analizó el posible devenir de las relaciones comerciales entre Estados Unidos y los países asiáticos. Para Danílov, Trump logró lo imposible: hacer que los oponentes de Pekín se unan al país asiático en un frente común contra EEUU.

“La actual administración de Washington pierde amigos y crea nuevos enemigos, y esto puede terminar mal para EEUU”, consideró Danílov.

Un encuentro entre los ministros de comercio de 16 países asiáticos, que se encuentran en la fase final de las negociaciones para la creación del mayor bloque comercial del mundo, tuvo lugar el 1 de julio en Tokio (Japón). Dicha organización no incluirá a Estados Unidos, informó la agencia de noticias Bloomberg.

Para Danílov, el hecho de que los organizadores de la nueva zona de libre comercio sean China, la India y Japón, es un motivo de preocupación para EEUU. Según el experto, en el país norteamericano hay grandes esperanzas acerca de la colaboración de la India y de Japón en la contención del gigante asiático y en la defensa de los intereses estadounidenses. Los expertos norteamericanos cuentan con las tradicionales diferencias y con la competencia entre la India y China, así como entre Japón y China, para “ahogar a Pekín a través de manos ajenas”.

Sin embargo, los aliados estadounidenses en Asia —que incluyen no solo a la India y Japón, sino también a Corea del Sur, Australia y Nueva Zelanda— están cambiando sus posiciones proestadounidenses hacia enfoques más pragmáticos en política exterior, destacó Danílov.

Bloomberg citó al ministro de Comercio de Japón, Hiroshige Seko, quien explicó por qué se está creando un nuevo bloque comercial e incluso insinuó contra quién se están uniendo los países asiáticos:

“El camino para firmar un acuerdo en fin de año ahora está más libre. A medida que las preocupaciones relativas al proteccionismo aumentan a nivel mundial, es importante que la región asiática haga ondear la bandera del libre comercio”, afirmó Seko a la agencia de noticias.Para Danílov, lo que el ministro nipón quiso decir es que el proteccionismo estadounidense se ha convertido en un problema tan grave para los asiáticos que esos países están preparados para olvidarse de sus diferencias y “unirse contra el Tío Sam”.

“Actualmente, el sistema de comercio internacional enfrenta un gran desafío que tiene un nombre y un apellido: Donald Trump. Este desafío parece ser tan serio que incluso los antiguos vasallos de Washington prefieren unir fuerzas con los enemigos de EEUU, a pesar del riesgo de provocar la ira de la antigua metrópolis”, escribió Danílov.

Para el experto, los “antiguos vasallos” de EEUU ya no le tienen miedo a Washington y no están más dispuestos a sacrificar sus intereses económicos para tener como “recompensa” el apoyo militar y político norteamericano, lo que, por cierto, “nunca es gratis”.

Danílov recordó que el bloque comercial asiático contaba originalmente con la participación de EEUU, pero la Administración Trump logró “enterrar este pacto comercial” al excluir a China y aislarla a nivel continental, una vez que está rodeada de países cuya política comercial solía ser determinada por Washington.

La presión ejercida individualmente por EEUU en cada uno de los países obtuvo un resultado contrario al esperado: el aislamiento de China se rompió y ahora el país, junto con la India y Japón, trabaja en la creación de un bloque comercial de tamaño y fuerza sin precedentes. La organización comercial detendrá un tercio del PIB mundial y casi la mitad de la población del planeta, destacó.El experto apuntó que cada uno de los países participantes en el nuevo bloque es relativamente vulnerable a las sanciones económicas de Washington, pero juntos son una fuerza capaz de causar un daño significativo a las empresas estadounidenses. Tanto como para cambiar radicalmente las perspectivas de victoria en las guerras comerciales.

Danílov consideró que es muy probable que la Administración Trump ya haya notado que exageró en la presión sobre otros países y que, incluso, considere la “exención temporal de sanciones” para países específicos. Lo más probable, sin embargo, es que este gesto conciliador sea demasiado inexpresivo y tardío, concluyó.

Puede Interesarte


Comentarios