Domingo, 20 de mayo 2018 - Diario digital del Perú

Falacia de gobierno: gestión de Martín Vizcarra


Milcíades Ruiz

Milcíades Ruiz
5 d

3 Compartidos
89 Visitas


La administración estatal ha decretado mayores cargas tributarias, a la población, sin que hasta ahora la izquierda salga en defensa de los afectados. Esta actitud en plena campaña electoral podría ser interpretada como que está de acuerdo o no le importa. Si la izquierda no defiende los intereses del pueblo no habrá diferencia con la derecha. ¿Cómo pedirle entonces a la gente que vote por nuestras opciones si es lo mismo que la derecha?

Con un cinismo desvergonzado, la administración Vizcarra justifica el castigo tributario alegando que lo hace para evitar la contaminación ambiental, la obesidad y los vicios que afectan la salud. ¿Nos tragamos el cuento? ¿Nos gusta que nos engañen y por eso no protestamos? ¿Qué garantía hay que en lo sucesivo tendremos mejor salud y veamos a Kuczynski como a Alan o, a parlamentarios sin protuberancias abdominales? ¿Nos preocupan más los panzones que los famélicos y anémicos que son mayoría nacional?

La verdad es que el gobierno está buscando el dinero que no tiene y opta por meterle la mano al bolsillo del ciudadano justificando este arrebato con promesas de inversión pública y otras lisonjas falsas. ¿No hay delito de falsedad genérica? ¿Y quiénes controlarán que el dinero recaudado por estos impuestos adicionales se utilicen honradamente y se cumplan los objetivos que los motivaron? Si nosotros somos permisivos aceptando el castigo tributario, ¿acaso no somos también culpables?

En realidad, el país afronta una severa recesión económica debido a su dependencia de la inversión extranjera, la caótica estructura económica y los desaciertos de gobierno nacional. Los ingresos estatales han caído por baja recaudación del IGV y del impuesto a la renta fundamentalmente, como reflejo de la caída en las ventas de los negocios y en las inversiones. El déficit fiscal está creciendo, pero hay urgentes necesidades de instalaciones públicas y las exigencias salariales van en aumento.

La recesión de la economía ocasiona por efecto dominó, una caída en cadena de los eslabones de toda la estructura. Al sobrecargar con mayores impuestos caen los ingresos empresariales y personales, cae la demanda de bienes y servicios, por lo tanto se reduce la producción, cae el empleo, caen los negocios, etc. Consiguientemente, el incremento tributario ocasiona una menor recaudación del IGV y del impuesto a la renta, pues baja la demanda, la gente compra menos, caen las ventas y las rentas y los afectados para mantener sus márgenes optarán por evadir falseando la contabilidad. Así pues, lo que se pensaba ganar por un lado se pierde por el otro.

Peor aún, la mayor carga impositiva hace crecer la indigencia, la delincuencia, la competencia desleal, la adulteración de insumos y productos, la evasión tributaria, la corrupción, etc. Es más, todos sabemos que los aumentos de los costos siempre se trasladan al consumidor final que es el que pagará la factura de los S/. 2,700 millones anuales que el gobierno piensa recaudar con el incremento de impuestos.

Si se encarecen los combustibles no solamente se castiga a los taxistas y camioneros que se ganan la vida míseramente, sino también, a los agricultores que, a cada rato, hacen paros porque los precios no compensan los costos de producción. Tractores, cosechadoras, trilladoras, desgranadoras, motobombas de fumigación, bombeo de riego, agrofármacos, despulpadoras de café y más, utilizan combustibles. Todo esto, en momentos de alza del precio internacional del petróleo.

Pero este paquete de medidas también afecta a los pescadores, mineros artesanales, agroindustria rural, transportistas fluviales, aserraderos de monte, servicios diversos, etc. Encarece también la fabricación de pinturas, cosméticos, ceras y otros derivados industriales. Entonces, por culpa de Lima, que tiene alta contaminación ambiental por combustibles ¿se tiene que reventar al resto del país? Los castigos tributarios crean condiciones para la violencia social. Que no se culpe a la izquierda de un incendio social provocado desde el gobierno.

Si la lógica del gobierno es desalentar el consumo de azúcar, la industria azucarera aportará menos al PBI nacional. Con esta misma lógica podría elevar el impuesto a la compra de armas para desalentar la criminalidad, y si lo que persigue es mejorar el medio ambiente debería reparar en los miles de toneladas de carbón que diariamente se consumen con el pollo a la brasa eliminando miles y miles de hectáreas de bosques cuyos árboles demoran cinco años en adquirir consistencia maderera para que las pollerías lo desaparezcan en un solo día.

Gobernar requiere ser eficientes y equitativos. Dentro de las opciones para aumentar los ingresos estatales hay muchas que no afectan a los consumidores. Solo hay que aplicar justicia tributaria. ¿Por qué no afectar a los grandes deudores del estado, a los exportadores que gozan de beneficios tributarios, a los clubes deportivos que llevan años sin pagar sus deudas teniendo patrimonio de sobra para embargar, o a las fraudulentas operaciones de devolución de impuestos a los grandes consorcios extranjeros que importan maquinaria minera y otros bienes de capital sobrevalorados?

Podrá decirse que los aumentos tributarios decretados son ínfimos y que no provocarán inflación. Lógicamente, si la demanda está deprimida, una carga más ocasionará mayor deflación. Los que tienen dinero no lo sentirán, pero sí la angustiada población de ingresos precarios para los cuales un sol más, es cinco panes menos.

Si los castigos tributarios no obtienen los propósitos perseguidos sino todo lo contrario, el tiro saldrá por la culata ¿Quiénes pagarán las consecuencias del fracaso? En todo caso, a la izquierda corresponde denunciar las medidas anti populares de la derecha y aprovechar políticamente las esas fallas para ganar terreno. Es una oportunidad más para demostrarle al pueblo que la izquierda lo defiende ¿No les parece? ¿Por qué no lo hace? Tal vez ustedes tengan la respuesta.

Puede Interesarte


Comentarios