Martes, 18 de diciembre 2018 - Diario digital del Perú

Por la plata baila el mono: cómo China ‘va comprando’ Europa


Sputnik
15/04/2018

4 Compartidos
219 Visitas

China invierte activamente en los países de Europa Central y Oriental, mientras que la Unión Europea empieza a retirar subsidios a la región. De esta manera, Pekín recibe la oportunidad de promover sus intereses en el ámbito global.

“Nuestro objetivo es ver a una Europa próspera”, declaró el primer ministro Li Keqiang durante la sexta cumbre del grupo 16 + 1, que se celebró en Budapest a finales de noviembre del año pasado.

Además de China, en la cumbre participan 11 miembros de la Unión Europea: Bulgaria, Croacia, Eslovenia, República Checa, Eslovaquia, Letonia, Estonia, Lituania, Hungría, Polonia, Rumanía, así como cinco países no pertenecientes a la UE: Albania, Bosnia y Herzegovina, Macedonia, Montenegro y Serbia.

El formato de 16 + 1 puede considerarse como parte de la iniciativa ‘Un cinturón, una ruta’ de Pekín, señalan Alexéi Griázev y Olga Sherunkova, autores del artículo para el diario Gazeta.ru. Según ellos, China invierte sus fondos en desarrollar infraestructura y proyectos de alta tecnología en el extranjero, fortalece el valor del yuan como moneda internacional y utiliza herramientas de poder blando a través de intercambios humanitarios.

Uno de los proyectos recientes de China dentro la iniciativa 16 + 1 es la creación de la Asociación Interbancaria de China y los Estados de Europa Central y Oriental para financiar importantes proyectos estratégicos en la región. Solo en la primera etapa de este programa, el Banco de Desarrollo de China prometió proporcionar a los países de Europa Central y Oriental 2.000 millones de euros.
La asistencia de China a estos países es muy oportuna: en 2018, termina el programa subsidiado de la UE, gracias al cual Europa del Este recibe fondos considerables, observan los periodistas.

“Estos países están interesados en recibir capital y nuevas tecnologías”, comenta al respecto, Alexandr Lománov, investigador principal del Instituto de Estudios del Lejano Oriente de la Academia de Ciencias de Rusia.

Asimismo, los países como Hungría y Polonia podrían usar su nueva amistad con Pekín para fortalecer sus posiciones en disputas con la Unión Europea. Pekín, por su parte, podría utilizar su influencia en Europa para promover sus intereses en todo el mundo.

El analista señala que esta situación provoca preocupación por parte de los principales países europeos, como Alemania y Francia.

“La vieja Europa, económicamente desarrollada, sospecha que China use este formato para dividir a Europa e imponerle algunas nuevas reglas del juego”, explica Lománov.

Sin embargo, según el experto, Pekín no busca apoyar el euroescepticismo de los Estados de Europa del Este, puesto que esto no contribuiría a los intereses de China dentro del proyecto 16 + 1. China está interesada en la región como socio económico porque muchos de estos países son miembros de la Unión Europea, lo que a su vez representa un mercado común.

“Son valiosos para China porque tienen normas, leyes y acceso a los productos del mercado europeo, pero, al mismo tiempo, los salarios y los precios de Europa oriental. Esta es una puerta de entrada para China para ingresar al mercado europeo y crear cualquier fábrica con un salario y precios competitivos”, agrega el experto.

Puede Interesarte


Comentarios

Más en Actualidad