Martes, 14 de agosto 2018 - Diario digital del Perú

Hija del presidente de Estados Unidos recibe trato presidencial en Perú


EL PAIS
15/04/2018

5 Compartidos
223 Visitas

Ivanka Trump, la hija del presidente de Estados Unidos, llegó a Lima en la delegación oficial de su país que asiste a la Cumbre de las Américas. La cantidad de personas que la acompañan y el cuidado de los detalles para la asesora presidencial son muy superiores a los desplegados en Lima para, por ejemplo, el secretario de Comercio, Wilbur Ross, asistido por un equipo mínimo en sus actividades en la capital peruana.

Los preparativos de las actividades de la hija de Donald Trump han estado a cargo de una docena de asistentes, que velan por que ningún participante de los eventos ensombrezca a su jefa.

Desde la tarde del jueves, la exmodelo de 36 años y asesora de la Casa Blanca ocupa abundante espacio en los medios de comunicación de Lima, más aún después de que su padre anunciara su ausencia de la cumbre para quedarse en Washington abordando la crisis en Siria. Le sustituye el vicepresidente estadounidense, Mike Pence.

La principal radio peruana ha descrito a Ivanka Trump como una exitosa “empresaria, esposa, madre, y hasta escritora”. No hubo mención a su condición de hija de un multimillonario. La emisora sostuvo que la hija suavizó la imagen de Trump en la campaña electoral de 2016 cuando difundía las bondades de su progenitor. No hubo, tampoco, mención a los escándalos sexuales que acosan al mandatario.

Ivanka Trump visitó el jueves la Bolsa de Valores -una entidad poco visible en la prensa peruana- ubicada en el centro histórico de Lima. Allí sostuvo un encuentro con empresarias. Pocos medios fueron invitados. Un periodista le preguntó desde la calle sobre cómo se sentía en Lima: “Muy entusiasmada”, respondió, con énfasis y entusiasmo excesivo.

Su presencia en la Bolsa servía para promocionar un programa de liderazgo femenino en las organizaciones, uno de los temas preferidos de la asesora presidencial. Pese al revuelo de su presencia, ese día la Bolsa cerró a la baja.

En su primera actividad en la cumbre empresarial organizada por el Banco Interamericano de Desarrollo, anunció un programa de empoderamiento femenino, como parte de una política del Departamento de Estado. Los medios citaron a la prensa dos horas antes, y el recinto estaba repleto de periodistas, pero también copado de funcionarios y asistentes. Había más mujeres que hombres.

Los organizadores medían la altura exacta en que debía colocarse el telemprompter desde el que Ivanka iba a leer su discurso y colocaban a diez emprendedoras peruanas como fondo del escenario donde hablarían la asesora presidencial y el secretario de Estado en funciones, John Sullivan. “A ver, acomódense, que no haya mucha diferencia de tamaño”, decía una de las asistentes, que corría abrumada de un lado a otro.

Mientras Ivanka Trump esperaba su turno para hablar, enfundada en un vestido color perla y una chaqueta colorida, sus pies temblaban un poco, quizá por la altura de sus tacones azules. Cuando tuvo la palabra, volvieron los adjetivos superlativos que expresó en su visita a la Bolsa

Cuando llegó la hora de la foto final, las jóvenes emprendedoras peruanas permanecieron a los lados y la hija de Trump las invitó a que se acercaran. Sin embargo, una de las asistentes bramó: “Mujeres, abajo”. Les pidió una y otra vez que se agacharan para no tapar a la estrella. Ninguna de las emprendedoras peruanas era más alta que Ivanka Trump. Ninguna tenía tacones tan altos tampoco, pero igualmente les pidieron doblar un poco las rodillas.

Una de ellas, que acompañó a Trump el jueves en una visita a una fábrica, comentó a EL PAÍS que la hija del presidente se interesó por los problemas que tienen las mujeres emprendedoras cuando, por ejemplo, tienen hijos y no pueden continuar trabajando. “Se la notaba realmente interesada” explicó.

La exmodelo asistió a la inauguración de la Cumbre de las Américas la noche del viernes y el sábado, durante la plenaria de jefes de Estado y de Gobierno, estaba sentada detrás del vicepresidente Pence, muy visible en las pantallas de televisión.

En la conferencia de cierre de la cita hemisférica, el presidente peruano, Martín Vizcarra, fue consultado sobre la ausencia de Donald Trump, y respondió: “Qué mejor respaldo que esté el vicepresidente de Estados Unidos, y la participación activa de la hija del presidente en las diferentes reuniones de la cumbre”.

Puede Interesarte


Comentarios