Miércoles, 26 de septiembre 2018 - Diario digital del Perú

La historia del perro que durmió 12 años junto la tumba de su dueño


Sputnik
21/02/2018

23 Compartidos
208 Visitas

Argentina llora la muerte de ‘Capitán’, un perro que durante la mayor parte de su vida acompañó durante más de 10 años a su dueño en el cementerio. El famoso can se desplazaba allí sin que nadie lo llevara. Esta es la conmovedora historia.

Capitán era un perro mestizo, mezcla de husky siberiano y ovejero alemán. Había llegado a su casa de la localidad cordobesa de Villa Carlos Paz (Córdoba) en 2005, cuando Miguel Guzmán, el padre de la familia, lo regaló a sus hijos. Al año siguiente el hombre murió. Pero este triste hecho fue solo el inicio de una emotiva historia que tuvo como protagonista al can.

A los pocos días de la muerte de Miguel, Capitán desapareció. En medio del luto, su ausencia pasó desapercibida. Luego volvió y pasaba su tiempo echado en las inmediaciones de la casa. Finalmente se fue para no volver más: la familia Guzmán pensó que habría sido adoptado o que habría fallecido, según cuenta el periódico cordobés La Voz.

Aunque un día, cuando los Guzmán fueron a visitar a Miguel a su tumba, recibieron una grata sorpresa. Allí estaba Capitán, sentado junto a la última morada de su dueño. La manera en la que llegó es una incógnita.

El velatorio de Miguel fue en una casa mortuoria lejana a la casa y el cementerio está a una distancia considerable de la casa y el perro no participó ni del último adiós ni del cortejo fúnebre. Pero de alguna manera había llegado a dar con su dueño.

Los Guzmán llevaron al perro de regreso a su casa, pero de todos modos cada vez iba caminando de regreso al cementerio. Allí se estableció del todo: en ocasiones visitaba su antiguo hogar por sí solo, aunque siempre regresaba al campo santo.

Según dicen los trabajadores del lugar, a las seis de la tarde puntualmente se echaba al lado de la tumba de Miguel. La historia se volvió conocida en todos los medios locales y trascendió fronteras. Personas de muchos lugares de Argentina que pasaban por la localidad acudían a visitar a este ‘ciudadano’ célebre.

Así vivió durante unos 12 años hasta que los años le pasaron factura. Capitán ya tenía unos 15 años de vida, una insuficiencia renal y serios problemas de salud. Estaba ciego y a duras penas se podía mover. Aún así, permanecía al firme junto a Miguel. Hasta que en los últimos días también pasó a la eternidad, según informó Clarín.

?La entidad de protección de los animales de Carlos Paz podría haberlo llevado a que pasara sus últimos momentos de vida en un refugio, pero consideraron que el perro merecía terminar su vida junto a la tumba.

?Ahora, se ha abierto un debate sobre qué hacer con sus restos. Hay quienes lo quieren enterrar junto a Miguel. Las autoridades quieren incinerarlo, esparcir sus cenizas en la plaza principal y construir el monumento al perro más fiel del mundo. Sea cual sea la decisión, Capitán ya se hizo un lugar en el corazón de los argentinos.

Puede Interesarte


Comentarios