Viernes, 23 de febrero 2018 - Diario digital del Perú

¿Qué hacer después de la violación y asesinato de Jimena?


Eleuterio Rufo Moya Cosi

Eleuterio Rufo Moya Cosi
9 d

6 Compartidos
40 Visitas

Los medios de comunicación social en Perú venden caso de violación de la niña de 11 años como pan caliente. ¿Y es que no son ellos los causantes de la distorsión de los valores morales, por ende, cómplice de violaciones a los derechos humanos y sexuales? Los peruanos ya estamos aburridos con la misma noticia, pues, esa es la que se vende más y hay que sacarlo en las portadas a diario para embrutecer a la sociedad, a incentivar el acoso callejero, violaciones al paso y en cualquier lugar como si se tratase de comerse una salchipapa. Es evidente que, en este país no hay autoridades y que todos hacen de las suyas, en casi todas las instituciones públicas y privadas a nivel nacional tenemos a violadores, pedófilos, tratantes, asesinos, delincuentes, etc. que campean libres sin ningún tipo de restricción alguna, y lo peor, no hay padres que velen por sus hijos, más les importa el bendito trabajo y el dinero sucio en esta Latinoamérica informal, el dinero vale más que el hijo.

Los mismos medios de comunicación social latinoamericano que ahora como cuán santos, libres de toda culpa, que condenan a hombres de todo un país por violadores sexuales; incitan al ultraje sexual, son unos antros de prostitución (obviamente no todos), ya que, en sus páginas y pantallas se leen a diario casos de violaciones por doquier como si les importara un comino la vida privada de las niñas agraviadas, no tienen por qué exhibirlas en público, puesto que, esos titulares obscenos generan una atracción al receptor, quienes como buenos discípulos aprenden las mismas mañoserías y modalidades que se informan en los medios. Algunos diarios en su sección de clasificados publican como anuncios nombres y forma de contacto de niñas que son raptadas y prostituidas por tratantes bajo amenaza de muerte. Sin embargo, esas niñas que prestan servicios sexuales en hospedajes suelen identificarse como mayores de edad, por presión de sus tratantes.

Perú es uno de los países de Latinoamérica con mayores índices de violación a nivel mundial y ocupa el segundo lugar en América del Sur, después de Bolivia, según el Observatorio de Seguridad Ciudadana de la Organización de Estados Americanos (OEA). El tercero es Brasil.

FOTO: Diario Exitosa

El caso de la niña de 11 años que fue secuestrada en la puerta de la comisaría de Canto Rey, Lima; luego de asistir a un taller de pedrería de esa institución, ultrajada y quemada a diez cuadras de la misma; nuevamente pone en tapete la pena de muerte o castración química en América Latina para violadores sexuales y es que no sólo Perú es el país en la que se activó la alarma de la pena de muerte, Chile está quinto entre países con más violadores sexuales en América del Sur, pues, también en el país sureño el debate sobre la pena de muerte para violadores sexuales está latente, puesto que, a finales de enero del presente año, una bebé de un año y once meses ha sido violada y asesinada cruelmente por su propio padre, en la ciudad de Puerto Montt.

Frente a estos macabros hechos se han originado una serie de protestas en Chile y Perú paralelamente. Entonces, “¿qué hacer?” hermanos humanos como decían Lenin y Vallejo, ¿qué hacer, señores presidentes de las repúblicas latinoamericanas a puertas del VIII Cumbre de las Américas?

Puede Interesarte


Comentarios

Más en Opinión