Miércoles, 26 de septiembre 2018 - Diario digital del Perú

Desalojemos el parásito: Pedro Pablo Kuczynski


Milcíades Ruiz

Milcíades Ruiz
14/01/2018

15 Compartidos
189 Visitas

Decir que Kuczynski es un parásito podría ser entendido como una ofensa, pero no lo es. Si recurrimos al diccionario encontraremos lo siguiente: “Organismo que se alimenta de las sustancias que elabora un ser vivo de distinta especie, viviendo en su interior o sobre su superficie, con lo que suele causarle algún daño o enfermedad”. Y si nos fijamos en el concepto de Lobby tenemos: “Es un equipo especializado en presión política y financiado por las multinacionales que inciden para influir sobre las decisiones de los gobiernos. Sus opiniones, sugerencias y, en ocasiones amenazas, son analizadas a diario en las instituciones comunitarias antes de adoptar cualquier medida. El lobby se basa en el concepto de puerta giratoria. A un lado, la política; al otro, el sector privado. Y el lobbista entrando y saliendo de ambos”.

El parásito que ingresa a un organismo puede causar la muerte como podrán testificar médicos y veterinarios. El ganado famélico por causa de los parásitos tiene que ser desparasitado para salvarlo. Y si el parásito es un chupasangre, le deja una gran herida que lo debilita. Pero lo característico de los parásitos es que no se ven a simple vista sino, a través del microscopio. Solo así podemos darnos cuenta del problema. De lo contrario las víctimas seguirán con su padecimiento. Hay infinidad de parásitos que viven a costa del Estado peruano. Una de las formas más comunes es la consultoría. No se publican, nadie se da cuenta. No se le ve a simple vista.

En el hampa criollo también tienen sus modalidades de robo y algunos carteristas se jactan de su arte porque su “trabajo” es fino. En el caso de las consultorías, aunque no en todas, se advierte una forma sofisticada de parasitar al Estado. Hasta se ha legalizado y lo que para muchos pueda parecer un robo, en cambio para los lobistas es un trabajo decente y legítimo. Tienen su cartera de políticos amigos, buenos contactos en el Legislativo y Ejecutivo y dirigentes de partidos políticos. En el Perú tenemos la Ley de Gestión de Intereses (lobby) desde el año 2003, cuando Beatriz Merino (ex FREDEMO que también hace consultorías) era Premier. Para el lobista, no es tráfico de influencias sino, un “faenón” nada más.

Entonces, si alguien cobra medio millón de dólares a una trasnacional por el servicio de viabilizar grandes proyectos estatales, ese monto será incluido en el costo del proyecto. PPK no solo le informó a ODEBRECH sobre las oportunidades de inversión en proyectos estatales que tenía en su poder, sino que le buscó el financiamiento. Ningún inversionista viene trayendo el dinero de la inversión. No. En el caso del mega proyecto Olmos, PPK le consiguió a ODEBRECH, financiamiento del Banco de Crédito del Perú. ¿Y de quién es esa plata? Pues, de los ahorristas peruanos. Es decir, ¡con nuestra propia plata nos viven! Y todo es legal. ¿Y quiénes pagan los sobrecostos de las adendas de la corrupción? El Estado no, sino los contribuyentes. Pero si estos, no dicen nada, mejor para los corruptos.

Si el lobista se adueña del poder político, es como “poner al gato de despensero”. Y pensar que izquierdistas contribuyeron a ponerlo allí y a impedir que fuera vacado. Con cacha, nos sacó la lengua, dando su bailecito.

PPK se inició trabajando en el Banco Mundial, entidad creada supuestamente para “ayudar” a recuperarse a los países en crisis económica después de la segunda guerra mundial.Ofrece su ayuda financiera cobrando intereses pero, a condición de que el país prestatario siga sus lineamientos económicos, haciendo los ajustes sin miramientos sociales. El país deudor pierde la soberanía de su manejo económico y se somete bajo la supervisión del BM. Lo han hecho ya con nuestro país y muchos otros. Es un instrumento de dominación financiera mundial que vive a costa de los países endeudados. PPK tiene esa escuela.

A través de los años, el BM ha tejido toda una telaraña mundial con agentes que hacen el espionaje económico y coloca su gente adicta en los puestos claves de los países. Muchos ex ministros de economía proceden de esa escuela, han sido sus funcionarios o, terminan trabajando allí después de dejar el puesto público. Fue así como, PPK se colocó como gerente del BCR, huyó del gobierno de Velasco por la frontera norte tras favorecer con una millonada a la Internacional Petroleum Company y volvió al Banco Mundial como Jefe para América Latina.

EL BM lo colocó como Jefe Economista de la Corporación Financiera Internacional. Eliminado Velasco volvió a su mina el Perú y se colocó como ministro de economía y luego primer ministro. En esta trayectoria, PPK aprendió todo el teje y manejo de los mecanismos financieros, técnicos y políticos para vivir a costa del Estado peruano, aun no estando en el gobierno. Formó empresas como pantalla traficando con el acervo de proyectos que tenía en sus manos. Por algo ha sido presidente de PROINVERSIÓN. Mantuvo sus contactos con quienes ha hecho negocios a costa nuestra, mantiene a su gente en el MEF y sus vínculos con EE UU del cual es ciudadano aunque temporalmente haya sido suspendido.

Mucho se ha dicho que PPK es lobista pero no se ha dado la explicación al pueblo lo que esto significa. Marcelo Odebrech ha confirmado que acudió a las charlas pagadas que PPK hizo para la empresa brasileña. ¿Cuál es el objetivo de estas reuniones? Pues obtener las siguientes decisiones:

  • Elaboración, dictación, modificación, derogación o rechazo de actos administrativos, proyectos de leyes, leyes y otras decisiones.
  • Elaboración, tramitación, aprobación, modificación, derogación o rechazo de acuerdos, declaraciones o decisiones del Congreso, sus miembros o comisiones.
  • Celebración, modificación o terminación de contratos
  • Diseño, implementación y evaluación de políticas, planes y programas.

Pero claro. De esto PPK no se dio cuenta alguna. Si me reúno con un alto funcionario que decide o una autoridad regional para darle la opinión de mi empresa sobre el plan regulador que debe adoptar estoy haciendo lobby. Si me reúno con un parlamentario para sugerir una ley estoy haciendo lobby para el consorcio interesado. Yo no fui. Lo hizo el gestor. Pero era un gestor que decía: Trabajo con el Ministro de Economía que es el que tomará la decisión.

Estamos pues, ante un caso en el que tenemos responsabilidad por hacer o, por no hacer. Si el asaltante entra en nuestra casa, entonces tenemos que sacarlo a como dé lugar. Pero algunos dirán: Si lo sacamos va a ser peor. Será darle todo el poder al fujimorismo. ¿Entonces por cobardía tendremos que ceder buscando el mal menor? Tomaríamos el mismo camino del partido aprista que buscando el mal menor terminó en brazos de la derecha.

Pero también podríamos decir: tenemos dos fuerzas enemigas a la que hacemos frente. Si cae una de ellas nos enfrentaríamos a una sola. O también: Pase lo que pase, debemos mantenernos firmes en nuestra línea política aunque nos cueste morir. Moriré con honor, fiel a mis principios, consecuente con lo que el pueblo espera de nosotros. O simplemente decir junto al pueblo: ¡Que se vayan todos! Nuevas elecciones. La derecha está desprestigiada, es hora de acabar con su mayoría. No hay mal que por bien no venga.

La insurgencia popular es un derecho en defensa propia. El poder popular se construye en la lucha. Podemos repetir la marcha de los 4 suyos. Debemos estar preparados. Todos a las calles.

Puede Interesarte


Comentarios

Más en Opinión