Martes, 23 de enero 2018 - Diario digital del Perú

Reconciliación masoquista


Milcíades Ruiz

Milcíades Ruiz
25 d

5 Compartidos
37 Visitas

“Y qué más da/ La vida es una mentira/Miénteme más/ Que me hace tu maldad, feliz”.

Lo iban a vacar por mentiroso, pero Ay, el cadáver siguió mintiendo. Y dio el indulto al asesino mintiendo que lo hacía por humanitario pues solo cometió algunos excesos y errores, nada más. El asesino respondió: “Pido perdón por que solo los he defraudado pero también hice cosas buenas”. Mientras que por otro lado una periodista preguntó: ¿Cómo pueden ahora protestar contra el indulto si ustedes lo salvaron al retirarse y no votar por la vacancia? “Lo hicimos por defender la democracia (¿?), por la institucionalidad” fue la respuesta.

Si estás luchando contra el sistema, lo estás haciendo contra el statu quo, contra la institucionalidad del régimen opresor, contra la democracia del dinero y la corrupción que margina al pueblo. Sin embargo, para otros esto no es cierto. Se burlan diciendo que nos hacen los cholitos. Ahora dicen que los asesinatos masivos, no son genocidio sino “excesos”. La matanza de campesinos inocentes, mujeres y niños considerados proyectos de terrorismo son solo “errores”. El terrorismo de Estado, el robo de dinero en efectivo para no dejar huella, las esterilizaciones forzadas para que no nazcan más niños pobres, el olvido del avión presidencial cargado de droga, son simplemente defraudación política que se compensa con lo bueno que hizo el dictador.

Siendo así, entonces ahora no hay que mirar atrás y empezar una nueva etapa, de la reconciliación y la paz. Reconciliación entre los victimarios y sus víctimas, entre torturadores y torturados, entre ladrones y despojados, entre violadores y violados, entre corruptos, corruptores y denunciadores, entre depredadores y depredados, entre traidores y traicionados. “Hay que pensar en el país y no en odios”, “Hay que mirar hacia adelante pensando en el Perú y olvidarse de recordar el pasado”. “Dios perdonó a sus enemigos”. ¿Por qué no indultar a Toledo, Humala y Kuczynski? La democracia es lo primero, la honestidad y los principios morales están después. Sigamos en lo mismo. Feliz año nuevo.

¿Nos dejaremos avasallar por la mentira, el cinismo y la manipulación mediática? Eso es lo que persiguen nuestros depredadores y, si nosotros lo permitimos será porque adolecemos del masoquismo político. Protestamos, gritamos, exigimos y amenazamos pero luego diremos: “Bueno, ya me pasó la cólera. Caballero nomás, hay que aceptarlo. Nada podemos hacer”. ¿Es cierto esto? Creo que no. Siempre se puede hacer algo o mucho. La resistencia puede ser ahora muy débil pero si trabajamos para fortalecer nuestra resistencia contra las atrocidades de nuestros opresores entonces podremos inclinar la balanza en sentido contrario.

Puede Interesarte


Comentarios

Más en Opinión